Voto a Conciencia

VOTO A CONCIENCIA
Compendio de Doctrina Social de la Iglesia

 

Participación y democracia

190 La participación en la vida comunitaria no es solamente una de las mayores aspiraciones del ciudadano, llamado a ejercitar libre y responsablemente el propio papel cívico con y para los demás, sino también uno de los pilares de todos los ordenamientos democráticos, además de una de las mejores garantías de permanencia de la democracia. El gobierno democrático, en efecto, se define a partir de la atribución, por parte del pueblo, de poderes y funciones, que deben ejercitarse en su nombre, por su cuenta y a su favor; es evidente, pues, que toda democracia debe ser participativa. Lo cual comporta que los diversos sujetos de la comunidad civil, en cualquiera de sus niveles, sean informados, escuchados e implicados en el ejercicio de las funciones que ésta desarrolla.

191 La participación puede lograrse en todas las relaciones posibles entre el ciudadano y las instituciones: para ello, se debe prestar particular atención a los contextos históricos y sociales en los que la participación debería actuarse verdaderamente. La superación de los obstáculos culturales, jurídicos y sociales que con frecuencia se interponen, como verdaderas barreras, a la participación solidaria de los ciudadanos en los destinos de la propia comunidad, requiere una obra informativa y educativa. Una consideración cuidadosa merecen, en este sentido, todas las posturas que llevan al ciudadano a formas de participación insuficientes o incorrectas, y al difundido desinterés por todo lo que concierne a la esfera de la vida social y política: piénsese, por ejemplo, en los intentos de los ciudadanos de « contratar » con las instituciones las condiciones más ventajosas para sí mismos, casi como si éstas estuviesen al servicio de las necesidades egoístas; y en la praxis de limitarse a la expresión de la opción electoral, llegando aun en muchos casos, a abstenerse.

En el ámbito de la participación, una ulterior fuente de preocupación proviene de aquellos países con un régimen totalitario o dictatorial, donde el derecho fundamental a participar en la vida pública es negado de raíz, porque se considera una amenaza para el Estado mismo; 411 de los países donde este derecho es enunciado sólo formalmente, sin que se pueda ejercer concretamente; y también de aquellos otros donde el crecimiento exagerado del aparato burocrático niega de hecho al ciudadano la posibilidad de proponerse como un verdadero actor de la vida social y política.

Conscientes de la importancia de los comicios electorales de este primer semestre del año en nuestro país, el Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC) ha diseñado un taller formativo sobre el tema para que se desarrolle en las parroquias.


Con esta acción formativa parroquial se pretende brindar criterios cristianos a los ‘electores católicos’, basándose en el mensaje emitido recientemente por los obispos al pueblo colombiano sobre las elecciones de 2018.

Cabe anotar que la Iglesia Católica en Colombia no tiene ni avala ningún partido político o candidato determinado, pero sí invita a sus fieles y en general a todos los ciudadanos, con las mismas palabras del papa Francisco, a involucrarse en política participando en el debate democrático con seriedad y responsabilidad”, afirma el Secretario General de la Conferencia Episcopal, monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, en el video que hace parte del taller formativo.

 

Descargue aquí las ayudas de la Conferencia Episcopal de Colombia:

Mensaje de los Señores Obispos para estas elecciones: ../source/011 Mensaje proceso electoral 2018.pdf

Taller Para Realizar en la Parroquia: ../source/Taller Parroquial Elecciones 2018.doc