Padre Víctor Ulises Cortés, 60 Años al Servicio de Dios y los hermanos

Víctor Ulises Cortés Ramírez Pbro.


Nació en Campoalegre el 12 de febrero de 1933; es el menor de 9 hermanos, fruto del hogar conformado por el señor Benito Cortes, músico empírico de parroquia y la señora Ramona Ramírez una mujer humilde y trabajadora.

A los 5 años de edad se trasladan a la ciudad de Neiva, y se asientan en lo que hoy conocemos como el barrio Chapinero, en donde queda su casa actualmente.

Siendo destacado intelectualmente, ingresa a estudiar en el colegio salesiano y en 2 de bachiller, se traslada al Seminario Menor de Garzón, donde inicia su proceso de formación para el Sacerdocio.

En el año de 1961 es consagrado Sacerdote por imposición de Manos de Monseñor Gerardo Martínez Madrigal, un 19 de marzo en la catedral de Garzón, junto a Gustavo Cadena(+) y Luis Ignacio Rodríguez, Gustavo.

Sus primicias sacerdotales las vivió en la parroquia Nuestra Señora de la Valvanera en Pitalito. En su ministerio ha recorrido nuestra jurisdicción eclesiástica, siendo pastor de varias comunidades.

• 1962. Es enviado a la parroquia Santa Ana de Colombia; Siendo esa su primera parroquia en calidad de Párroco. Más tarde es nombrado Párroco de la parroquia de Nuestra Señora de las Mercedes de Colombia en donde prestó su servicio durante 6 años.
• Luego es enviado a la parroquia de San Judas Tadeo, en el barrio las Granjas de Neiva donde fue párroco por 2 años.
• De ahí fue nombrado párroco en la parroquia Nuestra señora del Carmen en Santa María donde estuvo por 2 años.
• De allí regresó a la parroquia de San Judas Tadeo, y permaneció como párroco por 6 años
• De allí, fue nombrado párroco de la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Rivera en donde prestó su servicio por 14 años.
• Luego, Acompañó a la comunidad parroquial de San Roque en el corregimiento del Caguán – Neiva por 5 años .
• Luego se le encomendó el cuidado pastoral de la parroquia de la Medalla Milagrosa en Neiva, en donde ejerció como párroco por 6 años
• A Continuación fue enviado a la parroquia Nuestra Señora de Aránzazu como párroco, en donde estuvo hasta el año 2014.
• En el 2015 fue nombrado vicario parroquial de la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Neiva, en donde se encuentra actualmente.
El padre siempre se ha caracterizado por su gran alegría y cercanía con la comunidad; ha sido un trabajador incansable, un gran confesor y un hombre lleno de Sabiduría.
Como comunidad Diocesana, demos gracias a Dios y a San José por la bendición tan grande de tener a este hermano sacerdote que durante 60 años se ha gastado y desgastado cumpliendo la misión a él encomendada: acercar a las almas a Dios.

Padre Víctor, mil bendiciones en este día. Felicitaciones.