Gran Testimonio de Fe: Sor Rosa Herminda Salcedo Muñoz

Sor Rosa Herminda Salcedo Muñoz
Sierva de Cristo Sacerdote

El pasado 21 de marzo ha partido a la eternidad la querida hermana Herminada

"Hicimos lo que teniamos que hacer" Lc 17, 10

 

Queremos compartir algunos datos biograficos de la hermana Herminada Salcedo. Honarable mujer cristiana que nos dió gran ejemplo de vida consagrada. Gracias Señor, por permitirnos compartir con ella este peregrinar hacia la casa del Padre. 


Nació en Machetá, Cundinamarca el 18 de Mayo de 1944 en el hogar conformado por Francisco y María Inés, sus hermanos: Alicia, Eliseo, Jorge, Julio y Rafael; fue bautizada en la iglesia parroquial de dicha localidad el 11 de Junio de 1944.


Habiendo recibido del Señor el don maravilloso de la vocación a la Vida Consagrada, ingreso, ingresó a la congregación Siervas de Cristo Sacerdote el 27 de Enero de 1967; hizo su profesión religiosa el 2 de febrero de 1970, votos perpetuos el 12 de octubre de 1976, celebro sus Bodas de plata el 02 de febrero de 1995.


Durante 51 años, en absoluta disponibilidad, con sentido de pertenencia y responsabilidad, desarrolló su misión apostólica entre los sacerdotes y los pobres, glorificando el sacerdocio de Jesús.
En noviembre del año 2015, Sor Herminda es nombrada por la superiora General, María Raquel Escalante Castañeda, para servir en la parroquia de la Inmaculada Concepción Neiva, donde realizó su misión con sencillez, alegría y generosidad.


En enero del 2018 recibió nombramiento como superiora de la comunidad que hace presencia en la parroquia de la Sagrada Familia de Quito – Ecuador, cargo que como siempre aceptó con el mejor deseo de hacer en todo momento la voluntad de Dios, destino al cual no alcanzó a llegar, pues el Señor tenía mejores planes para ella.


Estando haciendo entrega del trabajo que desarrollaba en la parroquia de la Catedral de Neiva, en la madrugada del miércoles 21 de marzo 2018, fallece en la clínica Medilaser de Neiva, a causa de una insuficiencia respiratoria aguda, según diagnóstico médico. En medio del asombro y perplejidad, recibimos la noticia de su deceso quienes la conocimos y compartimos su diario vivir. Tanto familiares de sangre como su familia religiosa, amigos y conocidos compartimos el dolor de su partida y nos encomendamos a su intercesión, para que el Dueño de la mies nos regale abundantes y santas vocaciones.

Muchas gracias: hermanas Siervas de Cristo Sacerdote

http://www.siervasdecristosacerdote.org/

 

Hermana Herminada

Hermana Herminda