Christus Vivit

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL
Se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Exhortación Apostólica postsinodal del Santo Padre dedicada a los jóvenes “Christus vivit”, fruto de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos con el tema “Lo jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional

 

Así inicia el Papa Francisco la exhortación apostólica postsinodal dedicada a los jóvenes y que se divide en nueve capítulos:

El documento será para la Carta Magna del futuro de la Pastoral juvenil y vocacional en las diversas comunidades eclesiales, todas marcadas por una profunda transformación de la condición juvenil.

El mismo Papa francisco afirma en la Exhortación: “Me dejé inspirar de la riqueza delas reflexiones y los diálogos del sínodo del año pasado. No puedo recoger aquí todas las contribuciones que pueden leer en el Documento Final, pero traté de percibir, en el tejido de esta carta, las propuestas que me parecieron muy significativas”.

El documento, estructurado en nueve capítulos y compuestos por 299 números, quiere transmitir, a los jóvenes y con ellos a todos nosotros, que Jesús no pertenece al pasado, sino al presente y al futuro, porque Él es el eterno Viviente. Toda generación de creyentes descubre en Cristo un contemporáneo y un compañero de viaje.

Este documento tiene una marcada característica mariana, bien evidenciada por la elección simbólica del Papa de querer firmar el documento en Loreto, en la casa de María, el pasado 25 de marzo, Solemnidad de la Anunciación del Señor. En esa ocasión, hablando a los fieles presentes en la basílica Lauretana, entre ellos, numerosos jóvenes, el Papa afirmó: “La Santa Casa es la casa de los jóvenes, porque aquí la Virgen María, la joven llena de gracia, sigue hablado hoy a las nuevas generaciones, acompañando a cada uno en la búsqueda de su propia vocación. Por esto quise firmar aquí la Exhortación Apostólica fruto del Sínodo dedicado a los jóvenes”.

Descargue aquí el documento en PDF:

 Conozca por qué el Papa Francisco escogió el santuario de Loreto para firmar el documento: