Novena de Navidad

“He venido para que tengan vida y vida en abundancia”
(Juan 10,10)

INTRODUCCIÓN

La tradición de hacer nacimientos en nuestras casas, en los templos y hasta en las calles es una linda tradición que hay que continuar apoyando. Es también la oportunidad para profundizar el sentido de la Navidad. No podemos hacer un nacimiento sin saber su significado profundo.

Al unirnos en esta novena de Navidad, vamos a descubrir cosas nuevas y muy sencillas. Partiremos de cada uno de los personajes del pesebre para entender el mensaje que nos quieren transmitir para hoy. A lo mejor vamos a encontrar algunos símbolos extraños a la Navidad y otros que no están presentes en nuestro nacimiento…

Ayudémonos a hacer de esta Navidad una verdadera fiesta de la fe, de la familia y de la solidaridad.

ORACIONES PARA TODOS LOS DIAS

Oración Inicial
Benignísimo Dios de infinita caridad, que tanto amaste a los hombres, que les diste en tu hijo la mayor prenda de tu amor, para que hecho hombre en las entrañas de una Virgen naciera en un pesebre para nuestra salud y remedio; yo, en nombre de todos los mortales, te doy infinitas gracias por tan soberano beneficio. En retorno de él te ofrezco la pobreza, humildad y demás virtudes de tu hijo humanado, suplicándote por sus divinos méritos, por las incomodidades en que nació y por las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, que dispongas nuestros corazones con humildad profunda, con amor encendido, con tal desprecio de todo lo terreno, para que Jesús recién nacido tenga en ellos su cuna y more eternamente. Amén.

Oración a la Virgen María
Soberana María que por tus grandes virtudes y especialmente por tu humildad, mereciste que Dios te escogiera por madre suya, te suplico que tú misma prepares y dispongas mi alma y la de todos los que en este tiempo hagan esta novena, para el nacimiento espiritual de tu adorado hijo. ¡Oh dulcísima madre!, comunícame algo del profundo recogimiento y divina ternura con que lo tú lo aguardaste, para que nos hagas menos indignos de verle, amarle y adorarle por toda la eternidad. Amén.
(Se reza el Avemaría)

Oración a San José
¡Oh santísimo José, esposo de María y padre adoptivo de Jesús! Infinitas gracias doy a Dios porque te escogió para tan soberanos misterios y te adornó con todos los dones proporcionados a tan excelente grandeza. Te ruego, por el amor que tuviste al Divino Niño, me abraces en fervorosos deseos de verlo y recibirlo sacramentalmente, mientras en su divina esencia le veo y le gozo en el cielo. Amén.
(Se reza un Padrenuestro)

Gozos

Dulce Jesús mío, mi niño adorado
¡Ven a nuestras almas!
¡Ven no tardes tanto!

¡Oh, Sapiencia suma del Dios soberano,
que a infantil alcance te rebajas sacro!
¡Oh, Divino Niño, ven para enseñarnos
la prudencia que hace verdaderos sabios!

¡Oh, Adonai potente que Moisés hablando,
de Israel al pueblo diste los mandatos!
¡Ah, ven prontamente para rescatarnos,
y que un niño débil muestre fuerte el brazo!

¡Oh, raíz sagrada de Jesé que en lo alto
presentas al orbe tu fragante nardo!
Dulcísimo Niño que has sido llamado
Lirio de los valles, Bella flor del campo.


¡Llave de David que abre al desterrado
las cerradas puertas de regio palacio!
¡Sácanos. Oh Niño con tu blanca mano,
de la cárcel triste que labró el pecado!

¡Oh, lumbre de Oriente, sol de eternos rayos,
que entre las tinieblas tu esplendor veamos!
Niño tan precioso, dicha del cristiano,
luzca la sonrisa de tus dulces labios.

¡Espejo sin mancha, santo de los santos,
sin igual imagen del Dios soberano!
¡Borra nuestras culpas, salva al desterrado
y en forma de niño, da al mísero amparo!

¡Rey de las naciones, Emmanuel preclaro,
De Israel anhelo Pastor del rebaño!
¡Niño que apacientas con suave cayado
ya la oveja arisca, ya el cordero manso!

¡Ábranse los cielos y llueva de lo alto
bienhechor rocío como riego santo!
¡Ven hermoso Niño, ven Dios humanado!
¡Luce, Dios estrella! ¡Brota, flor del campo!

¡Ven, que ya María previene sus brazos,
do su niño vean, en tiempo cercanos!
¡Ven, que ya José, con anhelo sacro,
se dispone a hacerse de tu amor sagrario!

¡Del débil auxilio, del doliente amparo,
consuelo del triste, luz del desterrado!
¡Vida de mi vida, mi dueño adorado,
mi constante amigo, mi divino hermano!

¡Ven ante mis ojos, de ti enamorados!
¡Bese ya tus plantas! ¡Bese ya tus manos!
¡Prosternado en tierra, te tiendo los brazos,
y aún más que mis frases, te dice mi llanto!

¡Ven Salvador nuestro por quien suspiramos
Ven a nuestras almas, Ven, no tardes tanto!


Oración al Niño Jesús
Acuérdate, ¡oh dulcísimo Niño Jesús!, que dijiste a la venerable Margarita del santísimo Sacramento, y en persona suya a todos tus devotos, estas palabras tan consoladoras para nuestra pobre humanidad agobiada y doliente: "Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado". Llenos de confianza en ti, ¡oh Jesús!, que eres la misma verdad, venimos a exponerte toda nuestra miseria. Ayúdanos a llevar una vida santa, para conseguir una eternidad bienaventurada. Concédenos por los méritos infinitos de tu infancia, la gracia de la cual necesitamos tanto. Nos entregamos a ti, ¡oh Niño omnipotente!, seguros de que no quedará frustrada nuestra esperanza, y que, en virtud de tu divina promesa, acogerás y despacharás favorablemente nuestra súplica. Amén.
(Se reza un Gloria la Padre …)

 MEDITACIONES

 

DIA 1
Miércoles 16 de diciembre
TEMA: JOSÉ ES EL MODELO DE PADRE QUE SABE CUIDAR A SU HIJO

 


Mensaje: Con la figura de San José, esposo de María y padre adoptivo de Jesús, vamos a descubrir un gran modelo de todo padre, en aquel que acompañó fielmente a su pareja y, junto a ella, cuidó de su hijo en toda circunstancia.

Bienvenida: Acogida. Canto: Tutaina.

Oración inicial

Diálogo inicial: El padre en nuestras familias
¿Cómo sabe demostrar un padre de familia que cuida de sus hijos?
¿Por qué muchos padres no cuidan de sus hijos?

Leamos Lucas 2,41-50: José junto a María frente a la primera iniciativa de Jesús.

En esta lectura, ¿cómo demostró José que cuidaba del Niño Jesús?
Con su actitud, ¿qué enseñanzas dan José y María a los padres?
Hoy nosotros: Ayudamos para que los padres sean muy responsables?.

SAN JOSÉ MODELO PADRE RESPONSABLE
Como cristianos tenemos que renovar nuestro conocimiento de este gran personaje humilde y ejemplar por varias razones y quien mejor que el Papa Francisco para que nos ayude a reflexionar sobre tal figura, más cuando hemos iniciado el Año de San José, Patrono de la Iglesia Universal.

Padre amado, tierno y obediente
San José, de hecho, expresó concretamente su paternidad al haber hecho de su vida una ofrenda de sí mismo en el amor puesto al servicio del Mesías. De ahí su papel como "la pieza que une el Antiguo y el Nuevo Testamento ", "siempre ha sido amado por el pueblo cristiano". En él, "Jesús vio la ternura de Dios", la ternura que nos hace “aceptar nuestra debilidad", porque "es a través y a pesar de nuestra debilidad" que la mayoría de los designios divinos se realizan. San José es también un padre en obediencia a Dios: con su "fiat" salva a María y a Jesús y enseña a su Hijo a "hacer la voluntad del Padre". Llamado por Dios a servir a la misión de Jesús, "coopera en el gran misterio de la redención y es verdaderamente un ministro de la salvación".

Padre en la acogida de la voluntad de Dios y del prójimo
Al mismo tiempo, San José es "un padre en la acogida", porque "acogió a María sin poner condiciones previas", un gesto importante aún hoy "en este mundo donde la violencia psicológica, verbal y física sobre la mujer es patente". Pero el Esposo de María es también el que, confiando en el Señor, acoge en su vida incluso los acontecimientos que no comprende, dejando de lado sus razonamientos y reconciliándose con su propia historia. En la práctica, a través de san José, es como si Dios nos repitiera: "¡No tengas miedo!", porque "la fe da sentido a cada acontecimiento feliz o triste" y nos hace conscientes de que "Dios puede hacer que las flores broten entre las rocas". Y no sólo eso: José "no buscó atajos", sino que enfrentó "‘con los ojos abiertos’ lo que le acontecía, asumiendo la responsabilidad en primera persona". Por ello, su acogida “nos invita a acoger a los demás, sin exclusiones, tal como son, con preferencia por los débiles”.

Padre que enseña el valor, la dignidad y la alegría del trabajo
Honesto carpintero que trabajó "para asegurar el sustento de su familia", San José también nos enseña "el valor, la dignidad y la alegría" de "comer el pan que es fruto del propio trabajo". Quien trabaja, colabora con Dios porque se convierte en "un poco creador del mundo que nos rodea". De ahí la exhortación del Papa a todos a "redescubrir el valor, la importancia y la necesidad del trabajo para dar lugar a una nueva ‘normalidad’ en la que nadie quede excluido". Mirando en particular el empeoramiento del desempleo debido a la pandemia de Covid-19, el Papa llama a todos a "revisar nuestras prioridades" para comprometerse a decir: “¡Ningún joven, ninguna persona, ninguna familia sin trabajo!”.

Padre en la sombra, descentrado por amor a María y Jesús
El Papa describe la paternidad de José respecto de Jesús como "la sombra del Padre celestial en la tierra". "Nadie nace padre, sino que se hace", porque se hace "cargo de él”, responsabilizándose de su vida. Desgraciadamente, en la sociedad actual "los niños a menudo parecen no tener padre", padres capaces de "introducir al niño en la experiencia de la vida", sin retenerlo ni "poseerlo", pero haciéndolo "capaz de elegir, de ser libre, de salir". En este sentido, José tiene el apelativo de "castísimo", que es "lo contrario a poseer": él, de hecho, "fue capaz de amar de una manera extraordinariamente libre", "sabía cómo descentrarse" para poner en el centro de su vida no a sí mismo, sino a Jesús y María. Su felicidad está "en el don de sí mismo": nunca frustrado y siempre confiado, José permanece en silencio, sin quejarse, pero haciendo "gestos concretos de confianza". Su figura es, por lo tanto, ejemplar, en un mundo que "necesita padres y rechaza a los amos", que refuta a aquellos que confunden "autoridad con autoritarismo, servicio con servilismo, confrontación con opresión, caridad con asistencialismo, fuerza con destrucción". El verdadero padre es aquel que "rehúsa la tentación de vivir la vida de los hijos" y respeta su libertad, porque la paternidad vivida en plenitud hace "inútil" al propio padre, "cuando ve que el hijo ha logrado ser autónomo y camina solo por los senderos de la vida". Ser padre "nunca es un ejercicio de posesión", sino "un ‘signo’ que nos evoca una paternidad superior", al "Padre celestial".

Que los padres que tienen buenas relaciones con sus hijos, se sientan agradecidos y pidan a San José conservarles en esta feliz situación: Seguir siendo compañeros fieles como pareja y grandes amigos con sus hijos. Que los padres con fuertes dificultades con sus hijos, miren a San José y mediten sus actuaciones con relación a María y a Jesús, sea para confirmar sus buenas maneras de vivir en pareja y con sus hijos, sea para recapacitar y tener la paciencia, la perseverancia, la ternura y la firmeza que siempre son grandes cualidades en toda familia. Que San José nos ayude a cada uno a seguir su ejemplo para el bien de todas nuestras familias.

Canto: Ya viene el Niño.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al colocar a San José en el pesebre a repetir entre todos:
Venerable San José, te admiramos por tu fe y tu entrega a María y al niño Jesús. En esta noche, te rogamos por nuestro papá y todos los padres de familia: Dales tu misma fe y entrega. Y a todos nosotros, haz que sigamos tu ejemplo a lo largo de nuestra vida. Intercede por nosotros delante de niño Jesús que está en medio de nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: Campanas de Belén.
Bendición final.

DIA 2
Jueves 17 de diciembre
TEMA: MARÍA ES EL MODELO DE LA MUJER DE FE, SENCILLA Y VALIENTE

 

Mensaje: Descubramos a María como mujer sencilla, ama de casa humilde y servidora valiente del proyecto de Dios.

Bienvenida: Acogida. Canto: Salve Reina y madre.

Oración Inicial

Diálogo inicial: valorar los quehaceres de las madres.
Comenzando por la casa, ¿cuáles son los múltiples quehaceres de una madre?
¿Cuáles son los mayores atropellos que sufren las madres, en casa y fuera de ella?

Leamos Lucas 1,39-56: El encuentro de María con su prima Isabel.
¿Cómo supo María valorar a su prima Isabel?
¿Qué vamos a hacer para valorar mejor a nuestras madres, compañeras y amigas mujeres?
¿Cómo nos vamos a ayudar más las mujeres para valorarnos mejor?

LAS MUJERES SABEN UNIRSE PARA ENFRENTAR LAS DIFICULTADES
La vida de la Santísima Virgen se vio salpicada de eventos extraordinarios. Es verdad. Pero la mayor parte transcurrió de un modo muy ordinario y sencillo. A blanco y negro. Incluso esos episodios sublimes y grandiosos, María los debió vivir con la humildad y sencillez habituales en Ella. María tenía motivos más que suficientes para crecerse, engreírse, reconocerse superior a sus semejantes. Se vio adornada de dones y gracias que excedían con mucho a los de las demás personas. Recibió privilegios que la situaban muy por encima de los más privilegiados de este mundo. Sin embargo, Ella vivió siempre y en todo momento con una humildad y simplicidad que nos llenan de asombro.

María nos da un gran ejemplo con su visita a su prima Isabel
Antes de nada, sería interesante prestar atención al viaje hacia la región montañosa. No viajó como una Reina. No dispuso de carroza y ni estuvo rodeada de pajes que la atendían... Claro que no. La mayor parte del trayecto lo hizo, sin duda, a pie (y era más bien largo: varios días de camino). Además, iba -dice el evangelio- “con presteza”, con prisa. Prisa por servir. No iba de excursión, ni aprovechó para hacer turismo...

Tras el duro viaje -que se hizo más llevadero al saber a quién llevaba en su seno-, por fin llegó María a casa de Isabel. Cuando se saludaron, de nuevo se puso a prueba su humildad ante las palabras de su prima: “de dónde a mí que la Madre de mi Señor venga a verme”. Aquello fue como para recordarle a María quién era Ella... Pero, por lo visto, se le olvidó de inmediato. Su corazón no conoció ni el más leve orgullo. Sí, la Madre de Dios, la Madre del Señor, de sirvienta. Y no lo hizo girando órdenes al personal de servicio. No lo hizo dando instrucciones con guantes de seda blancos. No, no. A mano limpia. Barriendo, fregando, cosiendo, yendo por agua a la fuente del pueblo, o llevando la basura a tirar al barranco. E Isabel, que sabía quién era María, mortificada... Pero María a lo que iba... a servir... y no a ser tratada como la Madre del Señor de cielos y tierra. No. En María descubrimos que el prójimo (su prima o quien sea) es más importante que Ella, hasta el punto de dedicarle su tiempo y su vida, incluso estando como estaba en el centro de la historia porque llevaba en sí al Señor de la misma.

¡Qué sencilla y humilde, la Virgen, nuestra Madre! Su dignidad y grandeza las manifestó en un amor hecho servicio sencillo y alegre.

El canto de María es una maravillosa profesión de fe
María dejó explotar su alegría sin miedos ni pena. Dejó hablar el Espíritu en ella, actualizando las maravillas de Dios para sus contemporáneos. Confirmaba así la esperanza y la fe del Pueblo sencillo del cual se hacía la portavoz. Esta actitud de María es un ejemplo para toda mujer que se sientan cohibidas y temerosas de expresar lo que sienten y que el Espíritu de Dios quiere manifestar a través de ellas. En América Latina, las mujeres han sido y son las guardianes y transmisoras de la fe. La realidad actual les reta a comunicar su experiencia de Dios y los anhelos profundos del Pueblo que les rodea. Hoy las mujeres tienen que volver a desvelar y comunicar, como lo hizo María, los secretos de Dios, su proyecto escondido en el Pueblo de los Pobres, su sueño que ha de hacerse realidad a través de ellos y ellas.

Renovemos nuestra devoción madura a María, para seguir su ejemplo en un momento de la historia en que se necesita más que nunca el testimonio valioso de toda mujer y de todo cristiano.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al colocar a la Virgen María en el pesebre:
Virgen María, Virgen de la Nochebuena, admiramos tu confianza en Dios y el servicio desinteresado a tu Pueblo. En esta noche te rogamos por nuestra mamá y todas las madres de familia. Renueva su confianza en Dios y su servicio generoso a los demás. Te pedimos por las mujeres que más sufren: Sé para ellas un alivio y una esperanza. Ayúdanos a valorar a toda mujer. Intercede por nosotros y nosotras delante de tu hijo Jesús que vive con nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: Junto a ti María.

Bendición final.

 

DIA 3
Viernes 18 de diciembre
TEMA: LA MULA Y EL BUEY SON SIGNO
DEL RECONOCIMIENTO Y LA ACEPTACIÓN DE DIOS

Mensaje: La presencia del buey y el burro en el pesebre, nos invitan a revisar nuestro relación con Dios, nuestra aceptación de su Divinidad y su voluntad en nuestras vidas.

Bienvenida: Acogida. Canto: Ala Nanita.

Oración Inicial

Diálogo inicial: su Presencia en el pesebre

¿Es correcto colocarlos en el pesebre?
¿Cuál es su fundamento bíblico? ¿Qué nos enseñan?

Leamos Isaías 1, 3.


LA MULA Y EL BUEY NO ESTÁN POR ACCIDENTE
La mula y el buey, es muy probable que no estuvieran presente en Belén cuando nació Jesús: ni Mateo ni Lucas nos señalan la presencia de ningún animal. Entonces, ¿habrá que suprimirlos de nuestros nacimientos? Por supuesto que no. Dejémonos guiar por el Papa Benedicto XVI y reflexionemos:

1. En Cristo, se ha cumplido el plan de Dios para el ser humano. La historia del hombre no es una línea infinita, con un principio oscuro y sin fin, sino que tiene su eje en el nacimiento de Jesucristo. Desde entonces, ya nada es nunca igual. Nuestra esperanza no está puesta en el progreso, en la ciencia, en los poderosos de este mundo, en el dinero, en la ecología ni en la buena voluntad de los hombres, sino en el amor gratuito de Dios hecho carne.
2. Estos dos animales ponen tu mundo cabeza abajo. Tú crees que eres el centro del universo. Lo demuestras cada día viviendo para ti mismo, poniendo a todos y a todo a tu servicio, buscando que todos te sirvan, que te consideren, que te den gloria. Pero la mula y el buey, tozudos como todas las mulas y todos los bueyes, te dicen que el centro del mundo no eres tú, sino ese Niño que está entre ellos. No importa cuántas veces vuelvas a intentar ser el centro de tu mundo: ellos siempre estarán allí recordándote que estás equivocado. “Te manifestarás en medio de dos animales”, anunció el profeta Habacuc (Hab 3,2), y así se cumple hoy en ti: el sentido de la vida se te manifiesta entre dos animales, el Señor de tu historia entre una mula y un buey.
3. Reconoce el Centro de la Navidad. Es terrible el contraste que señala Isaías entre el pueblo de Dios, que no reconoce su venida, y la mula y el buey, que, a pesar de ser solamente animales, conocen a su señor y reconocen el pesebre de su dueño. Como toda palabra profética, se refiere a ti y a tu vida. Tú eres parte del nuevo pueblo de Dios: ¿Reconoces su venida? ¿Estos días navideños están centrados para ti en Jesucristo o vuelan por las preocupaciones de regalos, cenas, uvas y fiestas?
4. Dios te quiere a Ti. Los dos animales son también, como te diría San Francisco de Asís, una palabra de pobreza para ti. ¿Qué quiere Dios de ti? Lo que quiere, en primer lugar y ante todo, es que te dejes querer por ese Niño y aprendas así a amarle a Él. Alégrate de formar parte de su familia, que es la Iglesia. Dios no quiere quitarte nada, te quiere a ti.
5. La actitud fundamental de esta celebración es la contemplación. La mula y el buey te muestran el camino de la contemplación, los dos animales no hacen otra cosa que mirar al Niño, junto con María y José. Para eso es el nacimiento: para que mires al Niño, para que pases tiempo y tiempo contemplando a Dios hecho carne por ti, para que le digas mil palabras de cariño, para que estés ahí, junto a él. La mula y el buey no tienen nada mejor que hacer estos días. Y tú tampoco.
Que cada elemento del pesebre nos ayude a tener a Cristo como el centro de nuestra vida, así como la mula y el buey no dejan de contemplarlo, de darle calor, de estarle cercano.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al colocar el buey en el pesebre:
Padre Dios, al mirar estos dos animales de nuestros pesebres, descubrimos toda tu grandeza y nuestra pequeñez y reconocemos que nos cuesta mucho contemplarte como lo hacen ellos. Te agradecemos por el don de tu amor infinito y ayúdanos con la guía de tu Santo Espíritu, para descubrir que eres tú el verdadero centro de nuestra fe y de nuestra vida, y que podamos irradiar a todos nuestros hermanos en la fe con el verdadero espíritu de la Navidad. Todo esto te los pedimos, Padre, por medio de tu hijo Jesús que vive con nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: Los peces en el río.
Bendición final.

 


DIA 4
Sábado 19 de diciembre
TEMA: LOS ÁNGELES SON LOS ENVIADOS DE DIOS

Mensaje: Los ángeles son presentados en la Biblia y la tradición de la Iglesia como enviados personales de Dios, para ser sus representantes y misioneros y orientar a los hombres y mujeres.

Bienvenida: Acogida. Canto: Gloria a Dios en el cielo.

Oración Inicial

Diálogo inicial: Saber aprovechar los consejos que se nos da.

¿cuáles son las personas que saben aconsejarnos?

Leamos Lucas 2,8-14: el anuncio del nacimiento de Jesús a los pastores.

¿De parte de quién venían los ángeles y qué mensaje traían?
¿A quiénes se dirigieron los ángeles y por qué motivos?
¿De qué maneras sigue manifestándose Dios a nosotros?
En esta Navidad, ¿qué mensajes nos envía Dios?


LOS MENSAJEROS DE DIOS
El mundo de los Ángeles es a la vez misterioso y revelador de Dios. Del principio al final de la Biblia están muy presentes y activos (Génesis 16,7 - Apocalipsis 22,16).

El Ángel De Yahvé’ Es La Misma Presencia De Dios. Los Israelitas hablaban del ’Ángel de Yahvé’, o sea, de un ’mensajero de Dios’, para expresar muchas cosas que no sabían explicar y que denotaban una intervención de Dios (2 Samuel 24,16; Isaías 37,36). Esta expresión era una manera de llamar a Dios cuando se hacía manifiesta su presencia amiga (Génesis 18,1-2).

La Existencia Y La Misión De Los Ángeles. Nuestra fe cristiana nos invita a reconocer estas criaturas de Dios como distintas y superioras a los seres humanos. Según las interpretaciones de la Biblia, en particular del Antiguo Testamento, vemos en los Ángeles criaturas espirituales que ocupan un lugar en el ordenamiento del mundo y en la salvación de los hombres (Daniel 9,21 y 10,12-21).

Los Evangelios tienen muchas referencias a los Ángeles:
- Como ’mensajeros’, aparecen a Zacarías por el nacimiento de Juan Bautista, a María y a los pastores por el nacimiento de Jesús, a José varias veces, a las mujeres por la resurrección.
- Como ’acompañadores’ de Jesús en su misión de profeta del Reino, desde su nacimiento donde glorifican a Dios hasta su ascensión donde animan a los apóstoles confundidos todavía.
- Como ’ángeles de la guardia’, más particularmente de los niños (Mateo 18,10).
- Dos tienen el nombre de ’Arcángeles’: Rafael, que acompaña a Tobías (5,4) y Gabriel que anuncia a María que va a ser la ‘madre del Mesías’ (Lucas 1,26) .

Con todo, podemos decir que representan una cara más perfecta de la que manifestamos nosotros los humanos, gozan de la presencia permanente de Dios alabándolo, nos comunican algo o mucho de la voluntad de Dios, nos protegen, son el destino que nos espera después de la muerte. No olvidemos de ponerlos en nuestro nacimiento y, más particularmente, en el árbol de Navidad si tenemos uno, para que nos revelen el proyecto de Dios en nuestro tiempo y nos animen a colaborar decididamente con él.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al colocar los ángeles en el pesebre:
Padre Dios, te manifiestas a nosotros de muchas maneras para indicarnos el mejor camino a seguir. Te agradecemos por tus criaturas, los ángeles que están siempre junto a ti y a nosotros. Mediante ellos guárdanos en el camino recto para que podamos amarte sobre todas las cosas y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Todo esto, Padre, te lo pedimos por tu hijo Jesús que vive con nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: Gloria cantan...
Bendición final.

 

DIA 5
Domingo 20 de diciembre
TEMA: LOS PASTORES SON LOS PRIMEROS DESTINATARIOS DE LA BUENA NUEVA

Mensaje: Jesús nació pobre en medio de los pobres, los cuales, a través de los pastores, supieron reconocerlo, visitarlo y aceptarlo.

Bienvenida. Acogida. Canto: Burrito Sabanero.

Oración Inicial

Diálogo inicial: Valorar a nuestra gente pobre.

Identifiquemos gente sencilla en medio de nosotros que tiene mucha sabiduría.

Leamos Lucas 2, 15-20: la visita de los pastores a Jesús.

¿Cómo reaccionaron los pastores al anuncio de los ángeles?
¿Qué valores tradicionales estamos perdiendo nosotros?
¿Cómo vamos a ayudarnos a vivificar los valores que hacen nuestra identidad humana y cristiana?

LOS PRIMEROS DESTINATARIOS DE LA BUENA NUEVA
La convocación, por parte de los Romanos, de un censo a realizarse en las ciudades, había traído mucha gente a Belén. Por esto, cuando llegaron José, originario de Belén, y su esposa, no encontraron posada. Tuvieron que buscar en las cercanías y se acomodaron en una de las numerosas grutas que rodean Belén. Ahí nació Jesús, porque a María le había llegado el tiempo de dar a luz. Y los primeros que se dieron cuento del nacimiento fueron los pastores que cuidaban rebaños por los alrededores.

Los pastores eran los herederos de un Pueblo nómada, o sea, sin lugar fijo para vivir. En tiempo de Jesús se encargaban de cuidar las ovejas de distintos propietarios. Cuando, por el final de la tarde, no regresaban las ovejas a las casas de sus dueños, las cuidaban a lo largo de toda la noche. Notemos también que el país de Jesús es de clima caliente. Los pastores de Palestina no tenían buena reputación: Se los acusaba de ser ladrones. Además, por su trabajo, no podían practicar las numerosas observancias de la ley de Moisés: las autoridades religiosas los consideraban como unos pecadores.

A pesar de todo esto, es a ellos primero que se le anuncia la Buena Noticia del nacimiento de Jesús, y de una manera muy particular, unos ángeles los visitan especialmente para darles a conocer este nacimiento (Lucas 2,8-20). Del anuncio de los ángeles, proviene el himno del ’Gloria a Dios en lo más alto del cielo y, en la tierra, gracia y paz a los hombres’. Esta elección que hace Dios de anunciar la llegada del Mesías a unos pastores tiene varios mensajes para nosotros:
- Primero Jesús, al elegir una familia pobre, quiso ser del Pueblo de los pobres y compartir todas sus condiciones.
- Luego, para Dios, no hay excluidos ni marginados: todos están llamados a ser sus hijos y participar de su Reino.
- En fin, este recién nacido que es el Mesías esperado, se va a inspirar de los pastores para guiar a todo el Pueblo como el ’Buen Pastor’.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al colocar los pastores en el pesebre:
Padre Dios, tú eres el Dios de los pobres. Te agradecemos por habernos enviado a tu hijo Jesús como pobre entre los pobres. Haz que, como él, sepamos vivir en la pobreza y el compartir, respetando siempre a nuestros hermanos y hermanas más pobres y solidarizándonos con ellos y ellas. Todo esto, Padre, te lo pedimos por tu hijo Jesús que vive con nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: Vamos pastorcitos.

Bendición final.

 

DIA 6
Lunes 21 de diciembre
TEMA: LA ESTRELLA DE BELEN, LA LUZ QUE GUÍA A LOS SABIOS

Mensaje: Jesús es la luz que muestra el camino a Dios

Bienvenida. Acogida. Canto: Adeste fideles.

Oración Inicial

Diálogo inicial:
¿Qué es una estrella?
¿Cuál es nuestra reacción al ver la luz de un nuevo día?
¿Cómo nos sentimos en la oscuridad?

Leamos Isaías 9, 1-2a: El Pueblo que Andaba en Tinieblas vio una gran luz.

¿Por qué el Pueblo anda en tinieblas?
¿Cuál es la luz que brilló?

LA ESTRELLA DE BELEN
Este año 2020 ha estado marcado por un gran acontecimiento que nos ha sacado a todos de nuestra realidad diaria y ha hecho que todos nos reinventemos. Ahora ya finalizando, se nos da la noticia de que será posible ver la “estrella de Belén”, que según los científicos no es un astro sino un evento astronómico resultado de una conjunción de los planetas más grandes de nuestro sistema solar: Júpiter y Saturno. Aunque puede parecer irrelevante, desde la fe podemos reflexionar sobre este acontecimiento, entendiendo, que la auténtica estrella de Belén no es sino, Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, la luz que ilumina todas las tinieblas de la humanidad.

El profeta Isaías en el Cap. 9, 1 nos recuerda lo siguiente: “El pueblo que caminaba en la tiniebla divisó una gran luz…” y sobre este punto reconoceremos que Cristo es esa luz maravillosa que ilumina a todo el mundo. Cristo es esa luz que guio a los sabios de oriente para que vinieran hasta el pesebre y descubrieran al Salvador del mundo, el sol que no tiene ocaso, la estrella brilla siempre y nos muestra el camino hacia Dios.

En efecto, Jesús, el Hijo de Dios ilumina la vida de todos los hombres con su vida, con su Palabra, con su mensaje de amor. El papa Francisco nos dice que “La estrella que es capaz de guiar a todo hombre a Jesús es la Palabra de Dios: Es la luz que orienta nuestro camino, nutre nuestra fe y la regenera. Es la palabra de Dios que renueva continuamente nuestros corazones y nuestras comunidades”, afirmó. Para el Papa es importante “no olvidar leerla y meditarla todos los días, para que sea para cada uno como una llama que llevamos dentro de nosotros para iluminar nuestros pasos, e incluso para aquellos que caminan a nuestro lado, y que tal vez luchan por encontrar el camino a Cristo”.

Que, al celebrar este año Navidad, realmente podamos ver la Estrella de Belén, Jesús, y dejemos que su luz de amor y misericordia nos ilumine.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al colocar la Estrella de Belén:
Padre Todopoderoso, al colocar hoy en nuestro pesebre la Estrella de Belén te agradecemos por el don de tu amado hijo nuestro Señor Jesús; te suplicamos que su luz llene los corazones de todos los hombres para que desbordando tu gracia podamos vivir en paz y armonía. Todo esto, Padre, te lo pedimos por tu hijo Jesús que vive con nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: El tamborilero.

Bendición final.

 

DIA 7
Martes 22 de diciembre
TEMA: LOS SABIOS DE ORIENTE,
SIGNO DE LA LUZ DE DIOS PRESENTE EN CADA HOMBRE

Mensaje: Los magos, o sea, unos sabios y sacerdotes de otra religión, representan la búsqueda y comunicación de Dios en otros Pueblos y su encuentro con Jesús, hijo de Dios.

Bienvenida. Acogida. Canto: Cuando los reyes.

Oración Inicial

Diálogo inicial: Valorar a los todos los hombres por igual
¿Cómo es mi relación con mis semejantes?
¿Tengo Prejuicios con aquellos que son diferentes a mi?

Leamos Mateo 2,1-12: La visita a Jesús de unos sabios venidos del Oriente.

¿Qué mensaje quisieron transmitir mediante la entrega de sus regalos?
¿Qué importancia tiene su presencia en el pesebre?

LOS SABIOS DE ORIENTE
Cuando hablamos de los Magos que visitaron al niño Jesús, los identificamos equivocadamente como unos reyes. Además decimos que fueron 3 con nombres y colores de tez propios. Sólo San Mateo nos habla de esta visita (2,1-12): él no da tales informaciones. Nuestras interpretaciones pueden ocultar el verdadero mensaje de las visitas de los magos.

El Antiguo Testamento habla mucho de magos con una connotación negativa desde la historia de José en Egipto, el hijo de Jacob vendido por sus hermanos (Génesis 41,8 y ss.), o la competencia frente al Faraón entre sus magos y Moisés y Aarón (Éxodo 7,10-13), hasta Simón de Samaria confundido por el apóstol Pedro (Hechos 8,9-13) y Elimas que se opuso a Pablo en la isla de Chipre (Hechos 13,8-11). Sin embargo, esto no es del todo cierto, pues son vistos como hombres sabios, con asombrosos conocimientos y poderes sobrenaturales, a veces revestidos de dignidad sacerdotal. Los profetas Jeremías (39,13) y Daniel (1,20) hacen referencia a los magos persas, cuya tribu dio origen al nombre de ’Mago’, porque, según Herodoto el historiador griego de la época, eran sacerdotes sabiendo interpretar los fenómenos cósmicos.

San Mateo (2,1-12) nos presenta a los Magos de la manera siguiente:
- Habla de ’unos sabios’ sin precisar el número.
- ’Vinieron de Oriente’, o sea, eran extranjeros al Pueblo de Jesús.
- Llegaron ’a Jerusalén’, buscando ’el rey de los judíos que ha nacido’ recién, con la intención de ’adorarlo’.
- Habían ’visto su estrella en Oriente’.
- El rey Herodes los ‘encaminó hacia Belén’, según decían las Escrituras,
- ’Después de la entrevista,... la estrella que habían visto en Oriente iba delante de ellos hasta que se paró sobre el lugar donde estaba el Niño’.
- Se ‘postraron para adorar’ al Niño y le ’ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra’.
- Después de un ’sueño, regresaron a su país por otro camino’.

Lo notorio del acontecimiento es lo siguiente: mientras los sacerdotes de los Judíos, jefes del Pueblo de Dios, no reciben aviso del nacimiento de Jesús, Dios lo participa a algunos adivinos y sacerdotes de otra religión. Dios quiere así manifestar que Jesús, como lo dice su nombre, es el ’Salvador’ de todos los Pueblos. Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría…este es un síntoma maravilloso del encuentro con Cristo, un fruto del Espíritu Santo. Los magos descubren el misterio maravilloso de un rey no rodeado de lujos ni poderes mundanos, sino un rey humilde y humano tremendamente indefenso en los brazos de su madre y salvaguardado por su padre José. Se postraron y le adoraron reconocen a Dios, reconocen al Hombre pero reconocen que Dios se ha hecho hombre y por ende se postran y adoran, abren sus cofres y le ofrecen sus dones: oro como a rey, incienso como a Dios y mirra como hombre mortal (la mirra es una suerte de resina utilizada para hacer perfumes y aromas además se utilizaba como un poderoso analgésico dado a los moribundos para apaciguar el dolor)

En este tiempo maravilloso de navidad es importante leer los acontecimientos a nuestro alrededor, hay muchas estrellas falsas y muchos acontecimientos que causan miedo y temor, pero Jesús es la estrella sin ocaso que no se extingue jamás, pero para entrar en su presencia hay que postrarse y adorarlo; Él está en las manos de su madre María, tal vez no tengas oro, incienso y mirra que ofrecerle…pero puedes ofrecerle algo mejor, tu corazón, corazón que tiene cosas valiosas como la vida, cosas espirituales y también pecados que simbolizan tu incienso y tu mirra.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al poner los magos en el pesebre:
Padre Dios, has querido que todos los Pueblos lleguen a conocer a tu hijo Jesús y a encontrarse con él. Te damos gracias porque nos has creado distintos, porque son muchas las culturas y pueblos que existen en el mundo y con los que enriqueces nuestra fe, nuestra vida; te pedimos hoy al poner a los sabios de oriente que permitas que todos alcancen el conocimiento de la Verdad, tu hijo Jesús el Salvador del mundo el único que nos puede llevar a ti. Todo esto te lo pedimos, Padre, por este, hijo tuyo que vive con nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: Noche de paz.

Bendición final.

 

DIA 8
Miércoles 23 de diciembre
TEMA: HERODES, SIMBOLO DEL RECHAZO A DIOS

Mensaje: Hoy como ayer con Herodes, muchísimos hombres rechazan a Dios por cegados por el poder, el placer, el tener

Bienvenida: Acogida. Canto: Campanas de Belén.

Oración Inicial

Diálogo inicial: ¿Cuáles son las consecuencias de rechazar a Dios?

¿Por qué están sufriendo y muriendo muchos niños y niñas, en nuestro alrededor?
¿Cuál es valor fundamental en los gobiernos de los pueblos?

Leamos Mateo 2,13-17: La masacre de los niños y niñas inocentes de Belén.

Al poco nacido Jesús, ¿por qué tuvieron sus padres que huir con él a Egipto?
¿Qué llevó a Herodes a cometer este crimen?
¿Por qué Herodes no fue con los sabios a Adorar al niño?

EL RECHAZO A DIOS
Existe un personaje del que solo escuchamos en esta época de adviento y Navidad, y curiosamente no está presente en el pesebre, y esto es por obvias razones. En este 8 día vamos conocerlo y aunque no lo vamos a poner en el pesebre es importante saber quién es para que, reflexionando sobre sus errores, revisemos nuestra vida e iniciemos procesos de cambio.

En Palestina, en tiempos del nacimiento de Jesús, reinaba en el país, un rey llamado Herodes el Grande, famoso por su crueldad. Era de origen extranjero y logró ser nombrado rey de los judíos por medio de los Romanos que ocupaban la Palestina desde 60 años atrás. Tenía 10 mujeres que le dieron 7 hijos varones. Contra la religión judía, apoyaba la cultura griega y romana. Para que no le quitaran el trono, mandó a matar a 3 de sus hijos, como también a todos los recién nacidos de Belén cuando los Magos le hablaron de un rey judío nacido en esa ciudad. Murió en el año 4 antes de Cristo. Mateo y Lucas nos hablan de Herodes el Grande, el primero por la visita de los Magos (2,1) y el segundo con ocasión del nacimiento de Juan Bautista (1,5). Uno de sus hijos le sucedió, llamado Herodes también. Éste, por una parte, mandó a matar a Juan Bautista (Marcos 6,17-28) y, por otra, participó de la condenación de Jesús el cual quedó mudo frente a sus muchas preguntas (Lucas 23,7-15).

Cuando miramos la figura de Herodes, es inevitable ver que es un personaje oscuro, lleno de avaricia y odio. Cuando los sabios de oriente llegan a su presencia preguntando por el rey de los Judíos que acaba de nacer, no se alegra sino que se sobresalta preocupado igual que todos en Jerusalén la capital del Reino.
Una vez corroborada la profecía, le índica a los sabios la ciudad donde habría nacido el mesías, encomendándoles regresar a él con la indicación exacta de donde se encuentra el niño; al ver que los sabios no regresaron decide tomar la decisión de asesinar a todos los niños menores de 2 años que se encontraban en Belén y sus alrededores.

Eso es lo que sabemos de Herodes, y sus actitudes a veces las encontramos en nosotros: cada vez que escuchamos hablar de Dios y nos asustamos en lugar de alegrarnos como los sabios; cuando ponemos nuestros intereses egoístas por encima del bien común; cuando olvidamos que lo más importante de la Navidad no es el árbol, las luces, los adornos, incluso el pesebre, sino que lo más importante en preparar nuestro corazón para que la luz y el amor de Dios lo inunden. Cuando tenemos estas actitudes podemos estar comportándonos como Herodes y olvidando que quien realmente Importa es Jesús.

Que en este año nuestras actitudes sean la de los ángeles, los pastores, los sabios, la Virgen María, San José, que la luz de Dios nos toque y que nos dejemos tocar por ella.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración por los Nuevos Herodes:
Dios y Padre nuestro, te damos infinitas gracias porque siempre vienes a nuestro encuentro y nos das los medios necesarios para que tu mensaje de amor y paz llegue a nosotros, de modo que podamos responder con fe. Hoy nos sigues iluminado mediante la vida, las palabras, las luces de muchas personas: te lo agradecemos. Haz que no desperdiciemos estas oportunidades para llegar siempre hacia tu hijo Jesús que vive contigo y con nosotros, por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: A Belén pastores.

Bendición final.

 

DIA 9
Jueves 24 de diciembre
TEMA: EL NIÑO ES JESÚS-EMMANUEL, ‘DIOS SALVADOR CON NOSOTROS

Mensaje: Los nombres de Jesús-Emmanuel nos revelan el sentido de su persona - Dios con nosotros - y de su misión - Liberador-Salvador.

Bienvenida: Acogida. Canto: Dulce Jesús mío.

Oración Inicial

Diálogo inicial: la misión de Jesús.

¿Cuáles son los 2 nombres de Jesús y qué significan de su persona y su misión?

Leamos Juan 1,1-18: ’La Navidad según San Juan’.

¿Qué parte de esta lectura nos llama más la atención?
En esta Navidad, ¿qué luz particular nos trae esta lectura?
Durante esta novena, ¿qué hemos descubierto de nuevo e importante?
¿Qué vamos a hacer personal y colectivamente para vivir mejor, de hoy en adelante, conforme a lo que hemos descubierto en estas reuniones?

DIOS CON NOSOTROS
Lo que para muchos es imposible, se hace posible y real en la Navidad. Dios verdadero viene a vivir con nosotros. Emmanuel significa: “Dios con nosotros”. Dios ha bajado hasta nosotros en forma humana. Dios se ha humillado hasta hacerse hombre para curarnos el alma y, si el alma lo necesita, también el cuerpo.

Pero el mundo de hoy está muy lejos tener actitudes de acogida. Hoy no nos sentimos necesitados de Dios a pesar de la realidad que vivimos. No aceptamos que un salvador venga de fuera, nos bastamos a nosotros mismos. No somos capaces de reconocer la enfermedad de nuestra alma, la cojera de nuestra conciencia, la debilidad de nuestro amor. Y por todo eso necesitamos que Otro nos cure y nos salve. Y para eso se necesita una dosis muy grande de humildad.

El mundo de hoy no quiere que “Dios esté con nosotros” porque piensa que su presencia le va a quitar la libertad al mundo. Cuando lo que hace Dios es enseñar el camino de la libertad, el modo humano de caminar con ella. Y tanto no quiere el mundo que “Dios esté con nosotros” que se afana en negar la Navidad y vestir estas fiestas con ropajes de jolgorio sin sentido y gastos superfluos y quitar las imágenes que nos recuerdan que Dios está entre nosotros.

Dios está entre nosotros, camina a nuestro lado. Dios está con nosotros, lucha en nuestro favor. Decía San Pablo: “Si Dios con nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Rm 8,31) Dios está por nosotros, nace en Belén para morir en la cruz y salvarnos. Dios está en nosotros, habita en nuestra alma por la vida de gracia. La actitud de Pablo deber ser la nuestra, la humildad. El sentido de la Navidad está en reconocernos lo que somos, hombres pobres necesitados de Dios. No somos dioses por más que sintamos la tentación de hacer las cosas por nosotros mismos sin mirar a Dios ni siquiera de reojo.

Mirar a Dios... hoy no hay que levantar los ojos para mirar a Dios en el cielo, sino que por el contrario bajemos la vista para verlo dormido en el pesebre y creamos que ese Niño indefenso puede ayudarnos. Aceptémoslo. Sintamos necesidad de su amor.

Oración a la Virgen, San José, Gozos y Oración al niño Jesús.

Oración al niño Jesús en el pesebre.
Padre Dios, nos enviaste a tu hijo Jesús para que sea la presencia tuya, visible y amorosa, entre nosotros y nosotras. Te agradecemos por un nuevo aniversario de la Navidad y la fuerza viva de tu Reino en medio de nosotros y nosotras. Haznos los colaboradores de tu hijo Jesús en el crecimiento de tu Reino. Todo esto te lo pedimos; Padre, por este hijo tuyo que vive con nosotros por los siglos de los siglos. Amén.

Canto: Noche de Paz.

Bendición final.